Facebook Twitter Google +1     Admin

Fábula: La zorra y la cigüeña

20110628182219-fabula.jpg

La zorra y la cigüeña

     Cierto día una zorra invitó a comer a la cigüeña. La comida era sencilla pero apetitosa. La zorra sirvió un sabroso jugo de carne que presentó en platos, por lo que la cigüeña, con su pico largo, no pudo comer casi nada, mientras que la zorra, en un momento, lo fue tragando todo.

    Para vengarse de este engaño, algún tiempo después, la cigüeña invitó a su vecina a comer a su casa. A la hora determinada, la zorra acudió al lugar y alabó a la cigüeña porque la comida prometía ser muy buena, ya que despedía un olor exquisito. La cigüeña sirvió la comida en vasos altos y de cuello estrecho, de suerte que solo permitían que ella pasara su pico para tomar el manjar, pero a la zorra le era completamente imposible hacerlo. Sin probar nada, se marchó avergonzada, con la cola entre las piernas y las orejas gachas.

    Engañadores, esta fábula es para ustedes: esperen siempre cosa parecida a la que ustedes les hacen a los demás.

                                  

                                                             Jean de La Fontaine

      

  

 

  

 

 

 

        

 

 

 

                   

   

 

 

 


Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris